Portada Spotify
20161125_155049Portada-cassette-Cabiria

Cabiria – “C’est Lindy On” (Cassette)

5.00 

5.00 € precio normal
4.25 € socios del Club Walden

In stock

SKU: DW55CS Category: Tags: , ,

Product Description

Discos Walden y Fikasound co-editan “C’est Lindy On”, el disco de debut de Cabiria, el proyecto unipersonal de la barcelonesa Eva Valero. El disco se publica en 50 cassettes con purpurina dorada y en CD en edición limitada de 100 copias. Ambos formatos incluyen poster desplegable y descarga digital.

“C’est Lindy On” nace del epé homónimo que Cabiria subió a su bandcamp a finales del año pasado, y que no tardó en llamar la atención en el panorama musical patrio. Vaticinada como promesa del año y nueva mesías de la mememusic (término acuñado por la por la misma Cabiria, al que hay que augurar largo éxito en la historia de la música) las canciones de ese epé son ahora recuperadas junto a otros temas nuevos para formar el que será su primer largo editado en formato físico.

A primera vista, “C’est Lindy On” es como hacer scroll por los contactos del móvil de alguien con unas amistades algo peculiares, o directamente de alguien sin amigos que rellena su agenda con números y nombres inventados para leerla una y otra vez y sentirse menos solo. De hecho, el tracklist del disco consiste en una sarta de nombres pintorescos y diversos que se convierten luego en canciones que suenan como si Chromatics fuesen producidos por Owen Ashworth de Casiotone For The Painfully Alone en una habitación empapelada con la cara de Nicolas Cage. En otras palabras: un pop casero y lo-fi –y no es ésta mera etiqueta relleno, que el disco está grabado y masterizado en su totalidad por Eva en su casa– de toques ochenteros meets internet.

Construidas sobre bases de teclado midi, puntuales estructuras de guitarras poperas y sampleados –como la canción que da título al disco, en la que se samplea una entrevista a Celine Dion, o “David Foster” (que no hace referencia al Wallace sino al productor de Dion), en la que participa la voz femenina del traductor de Google y su libre interpretación de “My Heart Will Go On”– las canciones de Cabiria se parecen en cierto modo a tuits. Dicho lo anterior en el sentido de que, al menos en cuanto a nivel lirico se refiere, los temas de “C’est Lindy On” casi que son chistes breves e ingeniosos fruto de una sinapsis en ebullición cuyo objetivo es más bien jugar con el lenguaje y su expresión que transmitir un discurso. Así, encontramos aquí una función totalmente lúdica del lenguaje, que se transforma y reinventa gracias a juegos fonéticos y semánticos (como Danny DeVito en “Daniel Débito”, en la trágica aventura francesa de “Gemma Pell”, en la historia de amor intergaláctico de “Marciano” o el espantoso meñique del Rey Felipe). Luego también hay ocasiones en las que Eva se pone seria y te deja desconsolado: con una frase tan sencilla como “me siento como una peli de institutos sin el plano del reloj de pared” en “Glen Coco” dice más y mejor que si hubiese publicado un entero ensayo sobre el sentirse incompleto y fuera de lugar.

Las comparaciones sirven poco más que para que el que escribe pueda alardear de una buena enciclopedia musical en la cabeza y para que el que lee –en caso de conocer ambos términos de la comparación– pueda sentirse al mismo nivel dándose una palmadita imaginaria (o no, que hay gente para todo) en la espalda. Aun así, “Celíaco Cruz” no deja de ser una curiosa coincidencia con un grupo nacional en el que uno podría pensar al escuchar a Cabiria: Macarena FVO. Pero si “Maca la celíaca” de estos últimos era una balada de esperanza al sinte y al ukelele, “Celíaco Cruz” es una versión de “La vida es un Carnaval” de Celia Cruz pero en modo rap en piano downtempo rompiendo los mitos sobre las intolerancias alimentarias.  

(Texto de Patri Di Filippo).

Additional Information

Weight 150 g